sábado, 20 de noviembre de 2010

LO QUE LEUCO NO DIJO.


Hace un par de días Alfredo Leuco publicó un artículo titulado "Illia en pijamas" en http://www.continental.com.ar/nota.aspx?id=1385338. Publicamos a continuación dos respuestas al contenido de ese artículo de Leuco.
Aclaración necesaria: ninguno de los que contesta el artículo utiliza o ha utilizado metralleta, y el gato no es nuestro.

1) LO QUE LEUCO NO DICE.

Si ese relato de la niña hubiera sido referido por un peronista, contando una historia que involucrara a Evita o a Perón, seguramente hubiera sido defenestrado por Leuco con el mote de: demagógico, mentiroso, etc.
Por en todo el texto se dice lo que no se dice. Se dice lo "bueno" de alguien, aludiendo a cuestiones actuales. Nadie es ingenuo, mucho menos el periodista Leuco que refiere "a tasas chinas, diríamos ahora". Es decir, alude al gobierno de Cristina Fernández.
¿Por qué digo que "dice sin decir"? porque este supuesto homenaje A FAVOR de un presidente como Arturo Illia refiere a lo que habitualmente sostiene el periodista CONTRA el gobierno de Cristina Fernández. Van por ahí sus verdaderas intenciones a través, justamente, de un texto que pretende ser ingenuo...
No es mi intención agraviar a un presidente como el Dr. Illia, pero me parece que no se pueden ignorar o ningunear hechos que Leuco no incluyó en su nota, ni tampoco se puede utilizar al Dr. Illia como pretexto-tiro-por-elevación para "pegarle" al gobierno de Cristina Fernández.
Ya lo decía Cooke: "el peronismo era (es) una anomalía, una quiebra de la normalidad, una interrupción fatal y transitoria del devenir histórico", por eso fue negado, rechazado, perseguido, proscrito, maldito. Pero nunca fue derrotado. (de Apuntes para la Militancia).
Del presidente republicano que retrata Leuco, digamos que permitió las elecciones con el peronismo proscrito. Rara virtud republicana esta que permitía la vigencia del 4161, no?
Volvamos a Cooke : "los juristas de almas heladas inventaban decretos de desnazificación y crearon maravillas de la juridicidad como el 4161 famoso, mientras los intelectuales inventaban teorías que iban, desde la tesis de que constituíamos una acumulación multitudinaria de abribocas encandilados por métodos de propaganda totalitaria hasta la distinción sociológica entre masa y pueblo: la masa como algo informe, innoble, indiferenciada... y el pueblo, para decir una palabra, constituido por gente que votaba a los radicales, los conservadores y socialistas..." Esto los justificaba y los eximía: el peronismo era un "extravío" republicano que se podía (que se DEBÍA) proscribir.
No es motivo de estas líneas ni Kennedy (de quien sólo mencionamos la intencionalidad política y económica de la "Alianza para el Progreso" , la suspensión de CUba de la OEA, durante su presidencia) y con quien nuestro país mantuvo relaciones carnales verticales durante la presidencia de Frondizi...
Vamos, por lo tanto, a los hechos: DICE LEUCO: "Le doy apenas alguna cifras para tomar dimensión de lo que fue su gobierno. El Producto Bruto Interno (PBI) en 1964 creció el 10,3% y en 1965 el 9,1%. “Tasas chinas”, diríamos ahora. En los dos años anteriores, el país no había crecido, había tenido números negativos. Ese año la desocupación era del 6,1%. Asumió con 23 millones de dólares de reservas en el Banco Central y cuando se fue había 363. Parece de otro planeta. Pero quiero ser lo mas riguroso posible con la historia. Argentina tampoco era un paraíso. El gobierno tenía una gran debilidad de origen. Había asumido aquel 12 de octubre de 1963 solamente con el 25,2% de los votos y en elecciones donde el peronismo estuvo proscripto." ¿qué hizo Illia, cuando asumió, con respecto a esta proscripción? ¿dónde estaba el costado de buen republicano, de virtuoso republicano; dónde la calidad institucional de su gestión?. De hecho fue un gobierno débil. Veamos algunas cifras para comparar:
El contexto de las elecciones 1963: En el plano de la economía se había avanzado con la política desnacionalizadora, la penetración de empresas transnacionales en la industria, los servicios. Todo cambió de rumbo. Ministros de Economía como Álvaro Alsogaray, estuvo también Federico Pinedo -apenas duró quince días...- sembraron el caos económico: los acuerdos con el FMI se sucedieron, se redujeron derechos de importaciones, aumentaron impuestos al consumo y las tarifas de los servicios públicos. Aumentó la deuda externa, se favorecían los intereses norteamericanos. Bajó el PBI unos 300 millones de dólares. Se redujo el salario real, el consumo de leche y carne, la recesión se impuso. Los militares peleaban entre ellos (azules y colorados) y Mariano Grondona le escribía a Juan Carlos Onganía aquél famoso Comunicado 150...
A las elecciones de 1963 el peronismo llegaba dividido: por un lado el "vandorismo" y por el otro sectores de izquierda. Vandor proponía un "peronismo sin Perón", negociando con el gobierno militar enquistado detrás de la figura de Guido, esa seudo democracia. La izquierda, con dirigentes como Framini, Amado Olmos, etc. en Huerta Grande dio forma a un programa de gobierno que priorizaba los intereses de nuestro país.
Los partidos políticos que participaban de aquellas elecciones: la Unión Cívica Radical (UCR) dividida entre la "UC del Pueblo" que impulsó la candidatura de Illia (Ricardo Balbín decidió no presentarse). El otro sector radical "Intransigente" (UCRI), una porción del radicalismo escindido en el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID). El peronismo: proscrito va con mandato: abstención.
Pero lo novedoso es que el "partido militar" había creado un candidato: el gral. Pedro Eugenio Aramburu, y un partido: la Unión del Pueblo Argentino (UDELPA).
Las elecciones en números:
Leuco dice que Illia llegó a ser presidente solo con el 25,2% (en realidad el 25,15%) pero NO DICE que en esas elecciones, además del 19,42 (redondeamos: 20%) de votos en blanco, la UCRI obtuvo el 16,4% y que UDELPA se llevó el 7,49%. Y que la cantidad de votos en blanco era casi igual que la de los votos válidos emitidos en favor de Illia. El nivel de legitimidad era muy endeble.
Fue un gobierno débil que debió "acordar" con los demás partidos. No tenía quórum en el Congreso, por eso buscó alianzas. Y ni siquiera tuvo el aval de su propio partido por la línea interna que representaba -línea Córdoba, sabattinista, frente a Balín, y el "ala" frondizista-.

Lo raro es que Leuco no "vea" las COINCIDENCIAS que aparecen en sus palabras, con algunas situaciones que debió enfrentar el gobierno de Cristina Fernández. Dice: "Pero la gran verdad es que Illia fue derrocado por sus aciertos y no por sus errores. Por su historica honradez, por la autonomía frente a los poderosos de adentro y de afuera. Tuvo el coraje de meter el bisturí en los dos negocios que incluso hoy mas facturan en el planeta: los medicamentos y el petróleo. Nunca le perdonaron tanta independencia. Por eso le hicieron la cruz y le apuntaron los cañones. Por eso digo que a Illia lo voltearon los militares fascistas como Onganía que defendían los intereses económicos de los monopolios extranjeros." El gobierno de Cristina Fernández (y el de Néstor Kirchner) se han plantado frente a los poderosos de adentro y de afuera, tuvieron/ tienen el coraje de meter el bisturí en los grandes monopolios. Nuestra presidenta recibe de estos monopolios enquistados en los medios (para los que trabajan algunos periodistas...) diariamente duros ataques por meterse, precisamente, con monopolios.

Volviendo a la economía, bueno es ver la cuestión completa. Si bien el gobierno de Illia trató de evitar los condicionamiento del FMI, la realidad es que logró en dos años que el PBI recuperara (que no es lo mismo que crecimiento) los 300 millones en que se había retrocedido durante los tiempos de Frondizi y Guido. Con respecto a la producción industrial , tampoco es "crecimiento" el que se dio de un 18,7% en 1964 a un 28,6% en 1965 sino la recuperación de aquella capacidad ociosa generada por la crisis, las pésimas gestiones económicas liberales, los despidos, la desnacionalización de la economía argentina. Coincidencias: la recuperación económica argentina de la mano de Néstor Kirchner, de Cristina Fernández. El eje de la economía en aquel sector que pone valor agregado a la producción y genera más puestos de trabajo y que ha permitido no sólo la recuperación sino el crecimiento real del PBI y la cantidad de puestos de trabajo. Leuco ¿de eso no se habla?

Cabe agregar, porque tampoco se encuentra en los dichos de Leuco, que Illia se enfrentó no sólo con empresarios monopolistas, también con banqueros y productores rurales. El gobierno prefería controlar las inversiones extranjeras y no aumentar la deuda externa (igual que el gobierno de Cristina Fernández). Los hombres de negocios se oponían a la leyes sociales del gobierno, decían que la ley del Salario Mínimo Vital y Móvil tenía efectos inflacionarios; que el control de precios al consumidor era "totalitario" (cualquier similitud con cuestiones actuales NO ES coincidencia). Pero esto tampoco lo menciona el periodista. No es bueno llorar por un solo ojo.

En medio de estas coincidencias, es necesario recordar que el gobierno de Illia reglamentó la Ley de Asociaciones Profesionales. Por decreto 969 del P.E. se reglamentó esta ley, y se prohibió a los gremios: "todo acto de proselitismo o propaganda ideológica", continuando sobre los sectores trabajadores la proscripción política.
También hay que recordar, a pocos días de haberse festejado el día del MILITANTE, que en un gobierno que invocaba legalidad y el respeto a los derechos constitucionales, no obstante se permitió que cada acto del 17 de octubre fuera reprimido por la policíao, también cada 1º de mayo. No obstante los militantes -los resistentes- mantuvieron su identidad, su pertenencia, sus símbolos siempre en tiempo presente.

Las palabras del final ningunean tragedias anteriores. La gran tragedia desencadenada el 6 de setiembre de 1930. La pavorosa tragedia de setiembre del 55... los trágicos asesinatos de 1956... la proscripción de parte del pueblo argentino por décadas... ¿esa no fue/es tragedia? Mónica Oporto


2) LO QUE LEUCO NO DICE, II
Se puede mentir escribiendo o hablando de dos formas. Una es publicar datos de una etapa del país falsos. Otra es omitir el resto de las condiciones objetivas y hechos determinantes del período. Debo reconocerlo, Sr Leuco, que Ud. incurre en ambos. Los votos obtenidos por Illía alcanzaron el 25% de los sufragios y no el 20 que usted mencionó. Y los votos en blanco, alcanzaron el 18%. , hecho este que se viera reflejado en el Colegio Electoral de entonces.

Pero comencemos por decir que raya en la ciencia ficción mencionar a Illía como un “prócer de la democracia” , toda vez que su elección y gobierno estuvo signado, desde el vamos, por la mas burda y represiva proscripción del peronismo. Es decir, que aceptó sin chistar, las condiciones electorales impuestas por la Revolución Fusiladora. Con proscripciones, no hay democracia posible. Y menos aún cuando el partido proscripto, representaba a la abrumadora mayoría del país y su líder indiscutido, el Gral. Juan Domingo Perón tenía el regreso prohibido al país. Rara forma de plasmar la democracia no Leuco?

Es cierto que hubo oposición del vandorismo, que jamás fue peronismo. El vandorismo, el lopezreguismo y el menemismo, nunca fueron peronismo. Como tampoco fue radicalismo Alvear, De La Rúa o Cobos. Y hablando de partidos políticos, no podemos olvidar la ya clásica interna permanente radical, encarnada por Alende, Balbín y Frondizi, toda fuerzas parlamentarias de entonces que jamás apoyaron una sola iniciativa del Dr. Illía. Ud. omite, maliciosamente, citar a dos de sus más dilectos colegas, Mariano Grondona (quien después fuera escriba del dictador Onganía) y Bernardo Neustad, y la campaña de desestabilización que éstos llevaron a cabo desde los medios de difusión. Omite mencionar a su actual patrón ideológico, Clarín, inserto en una campaña golpista, aunque sin los niveles de ferocidad que el medio de los sirvientes y socios de la dictadura cívico militar de los Noble Magnetto, despliega contra el actual Gobierno, por estos días.

Tampoco menciona don Alfredo, a privilegiados actores del golpe en ciernes. Omite a la SRA, de la que desde el conflicto de la 125 a hoy, Ud. viene demostrando ser más que vocero, fiel sirviente. Lo mismo le agregaría de los “bandos” emitidos desde la siempre bien ponderada por Uds., la UIA. Menos aún, y lo que me hace observar hasta donde llega su mentira, el papel jugado por los EEUU, a través de su Embajador y la CIA. Los documentos desclasificados son públicos, están en internet, estimado “periodista”.

Y pensar que los trabajadores se cruzaran de brazos frente a una recesión creciente y desocupación galopante para aquellos tiempos que alcanzo cifras cercanas al 9%.

Ningún hombre bueno formaría su gabinete, colocando en el Ministerio de Relaciones exteriores a Zabala Ortiz( integrante del gobierno de la libertadora) , partícipe destacado en el bombardeo a la plaza de Mayo, en el gobierno democrático del Gral. Perón, quien junto a destacados gorilas de la Armada asesinó a más de 400 argentinos, en la Plaza de Mayo, en una de las más sangrientas y deleznables páginas de nuestra historia. O usted acaso compartiría su mediocre actividad periodística con, por ejemplo, el genocida Luciano Benjamín Menéndez, o con el defensor de la tortura Vicente Massot? Si así fuera, también yo podría decir que usted es una “buena persona”. Pero calma, don Leuco, jamás se me ocurriría semejante disparate. Ningún alcahuete de Clarín es destinario de semejante virtud.



Podríamos seguir enunciado graves hechos cometidos por el Dr. Illía. La represión de las huelgas, las elecciones fraudulentas en la Provincia de Buenos Aires, la cesión del manejo de la economía al capital extranjero, los acuerdos en el Congreso Nacional con Udelpa (partido dirigido por Aramburu, otro asesino), entre muchísimas otras.

Pero aún sintéticas, alcanzan para demostrar que usted está mas cerca de ser un charlatán de feria, que un periodista. Nadie que se precie de tal y quiera describir objetivamente ese período de nuestra historia, puede esconder estos datos. El periodismo es una profesión honrosa que ha dejado muchos muertos en el camino. Su editorial radial , tiene la misma objetividad y rigor histórico que el 25 de mayo de 1810 relatado por Billiken. Lo que ustedes hacen, junto a tantos otros mediocres ( Majul, Eliaschev, Sanata, Blank, Van der Kooy, Longobardi y cía.) es bastardear la profesión, mentir, deformar la realidad y ponerse el uniforme de voceros de los enemigos históricos de este país.

Como le expreso cada tanto a su colega opositor, Pepe Eliaschev. No me anima el ánimo de polémica. Me consta que carecen del coraje y la objetividad o rigor periodístico para hacerlo. Sólo apunta a que le conste don Leuco, que no somos todo lo pelotudos que Ustedes creen que somos. Porque como hombres grandes fuimos protagonistas y por ende, memoriosos de nefastos actores golpistas. Y porque la juventud, a Ustedes no les cree una sola palabra, por más que se esmere, relatando falsamente lo ocurrido a través tiernas anécdotas.
DANIEL BANDINI

1 Comment:

Fernando Matias Sannino said...

Patrimonio de Kirchner vs patrimonio de Illia. Partiendo desde ahi cualquier argumento kirchnerista se cae.