domingo, 13 de diciembre de 2009

NO TIENE DESPERDICIO: PINO SE PLANTA, IGUAL QUE LA SOJA.


DE: GRUPO JAURETCHE. NOTA DE JORGE COLMAN
Pino se planta, igual que la soja

Pinocho argentino

Veamos las actitudes, sumemos los hechos y eso nos dará irremediablemente el lugar donde se encuentra: si estas aliado a los que pretendes (o dices) combatir: Sos un traidor.

Pino Solanas es, desde el punto de vista cinéfilo, uno de los cineastas creadores del cine militante en la Argentina junto a Octavio Getino y Raymundo Gleyzer. Todos los militantes bien nacidos han visto “Actualización Política y Doctrinaria para la Toma del Poder” o “La Hora de los Hornos”. Pero toda esta historia de militancia y arte está siendo arrojado al tacho de basura por errores groseros desde el punto de vista táctico (teniendo una luz de esperanza de que sea táctico y no estratégico).

Cae, como diría Jauretche, en la visión y los intereses de las “minorías ilustradas” actuando por “izquierda” en dos situaciones sumamente conflictivas con el poder real pero favoreciendo sus intereses.

En el conflicto con la patronal agraria tuvo un papel ambiguo: crítico duramente al gobierno sosteniendo tenuemente su postura histórica frente a la oligarquía vacuna y sojera (él es, además de cineasta, un productor sojero) y no dijo una sola palabra de la situación de explotación de la clase trabajadora rural o del desabastecimiento y aumento de la canasta básica de los más humildes como consecuencia de los cortes de ruta patronales. Si observamos los últimos treinta años de historia veremos que el conflicto por las retenciones ha sido, desde el punto de vista de la distribución de la riqueza, el más importante conflicto con los poseedores y explotadores de la tierra.

Para aquellos que tienen pobre memoria pueden rememorar en internet su lamentable dialogo con Mariano Grondona, una muestra clara de “opositor serio para el poder real”. En este sentido su veta mediática le jugo a favor, si a alguien le debe parte del caudal de votos en la capital federal es al grupo mediático/sojero Clarín, ya que todas las encuestas vislumbraban una estrepitosa caída de los votos de capas medias de Gabriela Michetti y esto podía favorecer a los candidatos kirchneristas. El grupo puso sus ojos en Pino, no por amor a su historia militante o ideología sino para dividir los votos y amortiguar la terrible derrota del Macrismo. Su lema fue de un pragmatismo inmenso “Pino se planta” (igual que la soja).

La actuación en el Congreso Nacional de los Pinistas y Libres del Sur es otro hecho que marca claramente hacia donde apunta como enemigo principal. Sus votos fortalecieron a la derecha patronal y gorila posibilitando la presidencia de varias comisiones. Aquí no existió cargo de conciencia, para Pino da lo mismo un compañero del campo popular que un sostenedor de políticas neoliberales y patronales. Para Pino solo fue una lucha por reparto de cargos, se miro el ombligo y por migajas entrego al enemigo parte del poder en el congreso, “sino puedes con ellos, únete”.

Cabe reflexionar entonces que bien teoriza sobre la necesidad de la intervención del Estado en la economía y sus áreas estratégicas, pero combate políticamente junto a aquellos que plantean el regreso a políticas neoliberales y autoritarias. Emula el dicho de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, entendiendo que el gobierno es el enemigo y debe (entregar las banderas de clase) aliarse a los enemigos históricos del movimiento popular que en sus años mozos supo sostener con dignidad: “Se sube al caballo por izquierda y se baja (los pantalones) por derecha”.

Pino todavía puede cambiar esta historia, solo tiene que volver a mirar sus películas, releer a Perón y recordar la negra década neoliberal que soporto su pueblo, de no ser así lo recordaremos como buen director de cine, pero como un traidor a su pueblo.

Jorge P. Colmán
Publicado por Grupo Jauretche

2 Comments:

Pedro said...

Una prueba mas, es que Macri por su ineficacia le esta sirviendo en bandeja la capital y el tipo hace carriotismo puro y huye de la posibilidad de poder. Creo que no le va a quedar otra que bajar los decibeles con el kirchnerismo o termina como Zamora (o La gorda version divina).

Saludos

FERNANDO LUIS said...

Seguiremos viendo algunas de sus peliculas, como seguimos leyendo "revolucion y contrarevolucion en la argentina" despues de las que se mandó el colorado, te digo mas, en unos añitos(cuando ya esté talebo) vamos ser nosotros mismos los que lo recordemos y defendamos de la ignominia en la que lo van a enterrar cuando deje de ser funcional...
Y es que los años no vienen solos...