sábado, 12 de junio de 2010

EL ESPEJO QUE NO PODÍA DORMIR


Había una vez un espejo de mano que cuando se quedaba solo y nadie se veía en él se sentía de lo peor, como que no existía, y quizá tenía razón; pero los otros espejos se burlaban de él, y cuando por las noches los guardaban en el mismo cajón del tocador dormían a pierna suelta satisfechos, ajenos a la preocupación del neurótico.
de: AUGUSTO MONTERROSO

1 Comment:

Horacio Aldo Cingolani said...

Fuera de tema:
Este blog de hecho forma parte de la Asamblea Ciudadana. Buscar en google argentina AVCP y si te interesa enviá un mail a: avcpArgentina-subscribe@gruposyahoo.com.ar